Total Pageviews

Wednesday, 10 January 2018

Crimen e impunidad: ¿Hasta qué punto el poder y el dinero pagan el silencio?

Bajo la dirección del santandereano Hugo Santander, se presenta por estos días en el teatro Bernardo Romero Lozano Crimen e impunidad, una obra de teatro basada en hechos reales de poder, engaño y ambición, en donde un grupo de jóvenes universitarios se ven envueltos en un asesinato, causado por confusiones amorosas y alcohol.

Un elenco de lujo da vida a esta historia judicial, que busca dar claridad acerca de diversos asuntos que envuelven a jóvenes de la alta sociedad: Helga Díaz (Miriam), Alexandra Serrano (Tania), Manolo Cruz (Alirio), Carlos Alberto Pinzón (Páris), Camilo Hernández (Nemesio) y Billy Jackson (Víctor).

La historia se basa en el caso mexicano BMW negro y reafirma su importancia de acuerdo al Caso Colmenares. “El primero de ellos fue un crimen ocurrido en el 2004, en donde un muchacho de la alta sociedad asesina a otro accidentalmente, incluyendo al guardaespaldas como actor del hecho atroz. Sin embargo, repentinamente aparece una orden por parte de los altos mandos, comentando que debía ser liberado. Este joven era hijo de uno de los industriales más importantes en México”. Así comenta Hugo Santander, quien tuvo que atravesar una censura por parte del gobierno mexicano, pues la obra cuestiona directamente la política y la corrupción de ese país. Por ello, optó por partir hacia Colombia, con el mismo temor a ser juzgado, pero encontró que las puertas del CIRCA (Círculo Colombiano de Artistas) siempre estuvieron dispuestas para la presentación de este tipo de obras, que tienen como hilo conductor el suspenso, que por medio de una actuación dramática transmite adrenalina, permitiendo que el espectador se sienta juez frente a la problemática narrada.

Muchas implicaciones existían detrás de la presentación de una obra teatral como esta, en la que la ignorancia y corrupción de un gobierno quedan claramente expuestas y, más aún, cómo grandes empresarios pueden suplir estas falencias con dinero, buscando encubrir a sus seres queridos y no permitir que se cumpla a cabalidad la justicia. Así nos lo cuenta Alexandra Serrano, “lo increíble que es ver cómo el ser humano es capaz de hacer tantas cosas para salvar a un ser querido, tanto así que entra uno a cuestionarse acerca de qué límites alcanzaría por salvar a un ser cercano”.

Es allí donde la actuación limpia de cada uno de los intérpretes, entra a ser parte fundamental de la acogida del buen teatro por parte de los espectadores. Jugar un papel dentro de la formación de una nueva ciudadanía, de un estilo de vida basado en otra clase de valores, en donde prime la justicia y la verdad, antes que el crimen y la impunidad.

Helga Díaz con el papel de Miriam, una joven de clase alta, directamente involucrada con el crimen. Ingenua, dominante, malcriada, que pese a la densidad de la historia resulta siendo la menos mala, pero más afectada. Alexandra Serrano, interpretando a Tania, en un comienzo parece ser la víctima, con rasgos de nobleza, arrepentimiento, dolor y sufrimiento, y finalmente saca su lado agresivo y audaz.

Billy Jackson, el único actor extranjero, viene al país interpretando un papel bastante fuerte, Víctor, cargado de emociones, sentimientos, confusiones, la víctima de esta historia de suspenso y crimen. En contraparte a este hombre, encontramos a Alirio, interpretado por Manolo Cruz, un muchacho de las grandes élites del país, con rasgos de un ser humano con poder, dominante, sin pudor, ni temor; que resguarda sus grandes miedos en Paris (Carlos Alberto Pinzón), y en Nemesio (Camilo Hernández), amigos cercanos a la familia. El primero de ellos, como un agente servicial del joven, se convierte en la parte dominante y pensante en la planeación del encubrimiento frente al crimen. Según Carlos Alberto, París entra a limpiar los rastros que se han dejado frente al homicidio cometido. Y el segundo, Nemesio, cumple un papel con doble moral.

Pasa a convertirse en una figura paterna para Alirio, así lo comenta Camilo Hernández: “él se siente parte de la familia, tiene una relación paternal con el protagonista, con Alirio, puesto que la relación que él tiene con su padre es bastante distante, es de esas relaciones que solo dinero para sus hijos, entonces Nemesio encuentra ese tipo de relación padre-hijo”. Pero es también el asesino a sueldo de la familia. Se encarga de cometer los delitos, con el fin que el joven Alirio no se vea afectado al respecto.

Una historia con una dinámica muy distinta a la que el público está acostumbrado a ver y que deja de lado la comedia y el amor, para darle paso a una trama de suspenso, intriga, orgullo, crímenes y encubrimientos, elaborados netamente desde lo real, para así generar una respuesta mucho más directa por parte del espectador. Por medio del manejo de luces y una escenografía sencilla, la
ambientación trasmite esa falta de pudor de quienes se ven envueltos en un mundo de excesos y poder, en donde triunfan quienes más recursos tienen, pero que emocionalmente están acabados.
Laura Daniela Escobar López
Redacción Cultura, Entre Líneas

Sunday, 8 November 2015

“El Botín”, o de la paz en Colombia





La obra narra la intriga de Lola, cazafortunas que asesina a Samuel, su marido, con la complicidad de Memo, su amante. Acusados por Doña Norma, madre de Samuel, la pareja de amantes acepta “ceder” sus derechos legales sobre una herencia evaluada en millones de dólares. Doña Norma, sin embargo, prepara una trampa mortal como venganza. Es entonces que Samuel aparece como resucitado.


Las referencias a la religión y al catolicismo van más allá del dogma; lo que importa no es el dinero, sino la preservación de  principios que subyugan a cada personaje. La personalidad queda demarcada por ambiciones personales: "si criticas a los angelitos es porque no quieres ser angelito". En esa relación personal del hombre con su divinidad hay ecos de Kierkegaard, así como ecos del poema "Lázaro" de Silva, si bien la trama de suspenso denota la influencia de Hitchcock y Polanski. Es en la comedia negra que se descubre una fina  alegoría de las fuerzas en conflicto en Colombia.  “Corazón de Hiedra”, en efecto, simboliza la tierra y las riquezas de Colombia. Hay una escena en que Memo no disputa quien es el dueño legal de la propiedad, sino quién tiene mayor derecho a ella. 



Lola es la celebridad de la obra, una alegoría de la farándula, que en Colombia reúne a actores, intelectuales, periodistas y políticos. Memo, por su parte, retrata al rebelde que conspira contra los capitalistas, a quienes quiere arrebatar sus bienes: "Ser rebelde es un derecho en una sociedad opresiva, y todas de un modo u otro, lo son".

Doña Norma es el status quo, la figura reaccionaria asociada al paramilitarismo, aquella que se basa en la fuerza de las armas. Finalmente aparece Samuel, quien asegura volver de entre los muertos para impedir una nueva masacre. 

El rito del chivo expiatorio podría representarse de nuevo ante los espectadores. Pero esta vez no es un Cristo sacrificado, sino uno resucitado el que termina la obra; la expiación es aquí reemplazada por la imposición de una justicia de origen sobrenatural.



"El Botín" es una obra de contrastes, una alegoría social de las conversaciones,  intrigas y alianzas que se llevan a cabo durante estos meses en la Habana.





Wednesday, 17 June 2015

"EL Botín, Ave Muerta Vuela Alto", su cita con la inmortalidad y sus creencias, escrita y dirigida por Hugo Noel Santander Ferreira


Círculo Colombiano de Artistas
Teatro Bernardo Romero Lozano
Calle 45 No 28 - 30Bogotá
Jueves, viernes y sábado 7:30 pm

Del 26 de junio al 1 de agosto de 2015



Bogotá, junio 17 de 2015.— A los ocho años Hugo Noel Santander Ferreira cayó de una camioneta en movimiento sobre una carretera destapada a las afueras de Bucaramanga; entonces sintió que el tiempo se congelaba en un estado sereno y contemplativo; un dolor creciente lo devolvió al flujo del tiempo y supo que había perdido el conocimiento por casi dos horas. Ya adulto, a las afueras de Manchester, sus sueños revivieron lo ocurrido con ideas que sólo entonces comprendió. Meses después Hugo trabajó por varios años en la India, en donde nuevas visiones lo llevaron a reflexionar sobre sus estudios en teología, metafísica, ontología, religiones comparadas, misticismo, sicología, historia y otras ciencias. Ideas en apariencia antagónicas sobre la inmortalidad, las religiones, la justicia, el perdón y el destino del Ser son enfrentadas por personajes que mueren y resucitan en “El Botín, Ave Muerta Vuela Alto”, comedia Metafísica que bajo la dirección del autor fue representada por Centro Teatro del 26 de junio al 1 de agosto del 2015, en el Teatro Bernardo Romero Lozano de Bogotá.


Inspirado en la novela negra americana y las comedias argumentativas de George Bernard Shaw, “El Botín, Ave Muerta Vuela Alto”, representa los esfuerzos de Lola y Guillermo por obtener un millón de dólares tras largos años de hipocresía, intriga e infidelidad. Evocando la trama de “El Cartero llama Dos Veces”, Lola persuade a Guillermo, un ex-mercenario, que asesine a su marido, Samuel, con el fin de heredar sus propiedades. La obra comienza 6 meses después del asesinato de Samuel, cuando Lola y Guillermo, temerosos de ser descubiertos, se prestan a recibir un millón de dólares de la madre de Samuel, Doña Norma, suma de dudosa procedencia a entregarse en un sitio desolado, a escondidas de la ley, a cambio de los derechos de Lola a heredar la hacienda de Samuel, “Corazón de Hiedra”. La súbita aparición de Samuel, quien clama haber resucitado para persuadir a su madre que no cometa un desafuero conlleva a Lola y Guillermo a un terror rayano en la locura. Su conflicto se torna metafísico, estremeciendo prejuicios ancestrales sobre el lucro y la venganza.



El elenco de "El Botín, Ave Muerta Vuela Alto". De derecha a izquierda Camilo Hernández, Hugo Santander, Sandra Barreiro y Diana Barragán
La frase "ave muerta vuela alto" alude a un interpretación espuria de "El Libro de los Muertos", texto religioso que prefigura en la historia de las religiones los 10 mandamientos del Antiguo Testamento. Tres de sus personajes lo arriesgan todo por una suma de dinero; la intensidad de sus odios contrasta con el tono aparentemente profético de Samuel, el resucitado. Los choques de visiones antagonistas del mundo suscitan  preguntas sobre los prejuicios y creencias que nuestra generación teje en torno a la muerte: ¿Es posible resucitar? Y si ocurre, como en “El Botín”, ¿cómo reaccionará la humanidad? ¿Cómo conciliar los dogmas de diversas religiones, desde la reencarnación hasta la redención, desde la venganza hasta el castigo o el perdón? Las complejidades, creencias y contradicciones de los personajes de “El Botín” evidencian el poder y la ambición que la misma sociedad cultiva.

El titulo de “El Botín, Ave Muerta Vuela Alto” fue inspirado por un mural de Palermo. Su texto es una mezcla géneros y estilos, con interpretaciones que variarán según las inquietudes del espectador: thriller para un cineasta de Novela Negra, discusión metafísica para un teólogo, farsa religiosa para un agnóstico.

Guillermo, en palabras de Camilo Hernández, su intérprete “es un personaje difícil y extraño por su ambigüedad y sus contrastes, fue mercenario pero no lo parece, pues se humilla con frecuencia ante su mujer por el temor a perderla, y ante Doña Norma por el deseo de lograr la venta de la hacienda. Se considera gracioso cuando en verdad es patético y odioso; es rebelde, resentido y acomplejado pero usa la máscara de un triunfador.” Camilo, quien trabajó con Hugo Santander el año pasado en “Crimen & Impunidad”, es licenciado en Educación Artística con énfasis en Teatro y Danzas. 

Lola, la femme fatal de la obra, es encarnada por Diana Barragán. En palabras de Diana "“El Botín - Ave muerta vuela alto” es una comedia metafísica que abarca cuestionamientos existenciales, morales y contextuales de la realidad latente, no solo como individuos sino como sociedad en nuestro país, sin ánimo de presentar un pensamiento político determinado, hablando con objetividad del contexto social y político de Colombia. De la misma manera la obra integra elementos de la comedia y los cuestionamientos que toda persona en algún momento de su vida enfrenta. Lola es un personaje llevado por los placeres terrenales como el dinero, que usa sus encantos para obtener todo lo que se propone". Diana empezó su vida académica en la Universidad Nacional de Colombia estudiando terapia Ocupacional durante tres semestres. Ha incursionado igualmente en el medio de las artes plásticas con diversas creaciones en técnicas como óleo sobre lienzo, acuarela sobre papel, carboncillo, entre otros. Fundó junto con Diego González la banda de rock punk en inglés “The Neurotics” y es la vocalista principal de ésta. Es también profesora de inglés con énfasis en inglés de negocios egresada de WallStreet English y sigue ampliando sus conocimientos en ciencias puras como son la física y la química.

El artista barranquillero Juan Alberto Cabarcas en su estudio
Foto suministrada
El personaje de Samuel, el resucitado, está a cargo de Hugo Santander: "La pasión por los sentimientos e historias de los seres que he encontrado en el camino de los días es la fuente de mi pasión por el teatro. Hace poco alguien me dijo: "¿Usted hace teatro? ¿No sabe acaso que cuando los actores renuncian a ser a sí mismos dejan de vivir lo suyo?", a lo cual respondí: "Por el contrario, el actor jamás deja de ser él mismo, sólo que ahora es un ser que vive intensamente, literalmente en su piel, las emociones que el dramaturgo y el director de la obra recrean, sintetizan y transmiten en un acto de comunión con el espectador".

Uno de los aspirantes al rol principal de la obra confiesa: "En cada texto, en cada escena de EL BOTÍN siento un volcán al borde de su erupción, un éxtasis artístico de sensaciones intensas y diversas. Hasta mis creencias han sido puestas a prueba por el desarrollo de la historia. A veces he sentido que sobre el escenario camina una energía indescriptible y misteriosa que fluye y se conecta con nosotros y con el público, es como si existiera un personaje más en la historia, no le vemos, pero sabemos que esta ahí.”

El elenco lo complementa Sandra Barreiro, actriz de larga trayectoria en las tablas, quien interpreta a la madre de Samuel, Doña Norma: “Es una mujer aristocrática que sufre una gran pérdida, la misteriosa muerte de su hijo Samuel, en manos de su Nuera y su amante. Presa de sentimientos encontrados de perdón y venganza, atormentada por el poder y el miedo; aún peor, por la dudosa aparición de su hijo, tal vez resucitado e incluso nunca fallecido.” Sandra Barreiro es también directora y maestra de teatro, licenciada en Educación Artística con énfasis en Danzas y Teatro de la Universidad Antonio Nariño.


Mauro Klavijo, representante del CNACC
Foto suministrada
La escenografía cuenta con la colaboración del artista plástico barranquillero Juan Alberto Cabarcas y se inspira en el movimiento neoexpresionista del cine alemán de los 1920s, y fue fabricado y ensamblado en los talleres de  Alutec SAS, la empresa de carpintería de aluminio más antigua de Bucaramanga. “Empleamos el aluminio por un metal maleable y ligero”, explica Santander, “elemento dominante en la arquitectura contemporánea.”

Hugo Noel Santander Ferreira es Comunicador Social de la U. Javeriana de  Bogotá y MFA en cine y televisión de la Universidad de Temple, Filadelfia, USA. Profesor de universidades de EU, Portugal, Inglaterra, India, México y Asia Central, poeta, dramaturgo, novelista y autor de ensayos filosóficos y de crítica literaria Hugo fue recientemente condecorado en Argentina por su cuento "La Campana del Emperador Yongle", en el VIII concurso de cuento Manuel Mujica Láinez.

Centro Teatro integra así mismo Mauro Klavijo, representante del CNACC, en la Fotografía e iluminación. Sobre el montaje de "El Botín, Ave Muerta Vuela Alto", dice Mauro: "Hugo es un dramaturgo  versátil, contemporáneo que escribe con una exquisitez particular, sobre la sociedad abarcándola en sus múltiples manifestaciones culturales; sus textos buscan, en el sentido que decía Lucian Freud, incomodar a los seres humanos. El Botín es, precisamente, una obra escrita con lenguaje claro y directo pero nada banal, sobre uno de los temas mas humanos: la ambición en sus diversas manifestaciones a lo largo de la historia, aterrizándola en nuestro tiempo. Hugo le da un matiz innovador al traer a colación conflictos del pasado, como el juicio de Catalina de Aragón. Aborda además esa forma particular, establecida por nuestras creencias, de conectarnos con lo desconocido. Es así como el drama que presenta Hugo, visto en las tablas, bien puede tanto asentar nuestras creencias como sorprendernos, todo depende de la óptica con que se le vea."

Una de los parlamentos de la obra fue citado por el Presidente de Colombia Juan Manuel Santos durante la ceremonia de exaltación de los 100 colombianos que mejor representan  a Colombia en el exterior: "... el futuro lo creamos nosotros; hay que conectarse con nuestros más profundos deseos y todos los obstáculos serán bendiciones"

Ficha Técnica


Dramatis Personae

GUILLLERMO………………..Camilo Hernández
LOLA…………………………..Diana Barragán
DOÑA NORMA……………….Sandra Barreiro
SAMUEL………………………Hugo Noel Santander Ferreira

Ficha Técnica
Dirección y dramaturgia..……Hugo Noel Santander Ferreira
Asistente de Dirección……….Mauro Klavijo
Iluminación…………………..Mauro Klavijo
Administración de sala.............Estefanía Celis
Sonido………………………...Diego González
Prensa………………………....Diana Guerrero
Fotografía……………………..Mauro Klavijo
Diseño de escenografía………Hugo Noel Santander Ferreira
                                           Danian Alexander Gamboa Suarez
                                           Jose Alberto Pabon Castellanos
                                           Sergio Garcia Ayala
                                           Herson Yamid Cancino Jerez
                                           Javier Sarmiento Ferreira
Producción................................Centro Teatro
                                           María Eugenia Penagos

Otros parlamentos de "El Botín, Ave Muerta Vuela Alto":

"¿Otro de tus paladines de ficción? En la literatura todos acaban siendo héroes, hasta un tinterillo."

"La victoria es señal de hombría. Ganar no es una cuestión de gusto, Lola."

"La realidad es más compleja que nuestros sentidos; pocos podemos percibirla desde otras dimensiones."

"Dios, por ejemplo, es la divinidad que comprendes de Dios."

"¿Desaparecen acaso los recuerdos que cualquier ser  guarda de quienes lo han amado? La tierra avanza sobre un espacio virgen, jamás recorrido, girando sobre sí misma en espiral, elevándose en su elipsis alrededor del sol, deslizándose a lo largo de la vía láctea, conquistando la nada. ¿Te has percatado de ello? Y como la luz de una estrella muerta que es percibida por un espectador millones de años después de nuestra existencia, en algún sitio del orbe las vivencias que construimos aún palpitan. Y más allá de nuestra comprensión, en dimensiones en que el tiempo y el espacio se diluyen, el pasado, el presente y el futuro bailan."

"En la siguiente vida yo sería una doncella, y tú un enamorado a quien mediante humillaciones conduciría al suicidio. No; la venganza es como el dolor, un apéndice irritante. ¿Cómo podría ser vengativo cuando he sido perdonado? El círculo del mal ha de quebrarse."

"Pero, ¿No te has dado cuenta? Este mundo es el infierno. Ciertamente basta recordar nuestros sufrimientos, o las traiciones que hemos sufrido de quienes más amamos, para reavivar sus llamas."

"Si tú lo crees; sólo si tú lo crees..."

Más fotos y videos de “El Botín, Ave Muerta Vuela Alto” en: